El Estado Paraguayo no es laico, ni ateo es “Aconfesional”

No confundir estado Laico con estado Ateo y se debe destacar que Dios es invocado como máxima autoridad en el Preámbulo de nuestra Carta Magna vigente desde 1992: "Preámbulo El pueblo paraguayo, por medio de sus legítimos representantes reunidos en Convención Nacional Constituyente, invocando a Dios, reconociendo la dignidad humana con el n de asegurar la libertad, la igualdad y la justicia, rearmando los principios de la democracia republicana, representativa, participativa y  pluralista, ratificando la soberanía e independencia nacionales, e integrado a la comunidad internacional, sanciona y promulga esta Constitución".
Asunción, 20 de junio de 1992

Por lo tanto el Estado paraguayo no es Ateo. Ahora deberíamos diferenciar Estado Laico de Estado Aconfesional.
-          Un Estado aconfesional es aquel que no se adhiere y no reconoce como oficial ninguna religión en concreto, aunque pueda tener acuerdos (colaborativos o de ayuda económica principalmente) con ciertas instituciones religiosas.
El primer párrafo del artículo 24 de la Constitución de 1992 considera a Paraguay como un estado aconfesional.
Quedan reconocidas la libertad religiosa, la de culto y la ideológica, sin más limitaciones que las establecidas en esta Constitución y en la ley. Ninguna confesión tendrá carácter oficial
Constitución de la República del Paraguay, art. 24, párrafo primero

En ese sentido, la aconfesionalidad del Estado merece una valoración positiva, como forma más correcta de establecer las relaciones entre la Iglesia y el Estado. Es la que consagra nuestra Constitución. El laicismo, en cambio, entraña una actitud del Estado que pretende prescindir de las religiones: considera que, en el ámbito de lo público, la religión debe quedar excluida. Por ejemplo, las medidas contra la exhibición pública de símbolos religiosos (en la escuela, hospitales, etc.) entrañan una posición laicista.
Vemos que Laico y Aconfesional no son sinónimos, ni significan lo mismo, y a fines prácticos el Estado Paraguayo tiene un profundo arraigo en la fe cristiana por medio de las diferentes denominaciones que tienen como base la voluntad de Dios revelada en la Biblia.

Paraguay tierra bendecida!

Share:

1 comentarios

  1. No "entraña" exclusión, no en ese contexto, sino simplemente independencia, en este caso particular, entre el Estado y las religiones.

    ResponderEliminar