Esfuerzo Humano

Cuando el apóstol Pablo escribió a la iglesia en Galacia, se dirigió a un problema que se plantea a menudo para desafiar el Cuerpo de Cristo de diferentes maneras.
Pablo instó a los jóvenes de la iglesia para corregir un error doctrinal: la creencia errónea de que su posición con Dios y el poder para hacer Su voluntad se basaba en la observancia de la ley y no en su Gracia.

En Gálatas 1: 6, Pablo escribe: "Estoy maravillado de que os hayáis alejado tan pronto de aquel que os llamó por la Gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente" (NVI). Los judaizantes eran Judíos que habían aceptado el cristianismo, pero creían  que la salvación era sólo para los Judíos.

Ellos enseñaron que un gentil para entrar en las bendiciones y promesas de Dios, primero tenían que convertirse en Judío. De acuerdo con los judaizantes, entonces, la salvación del hombre dependía de su obediencia a la ley de Moisés, así como confiar en el sacrificio de Jesús. Por el contrario, el mensaje de Pablo era que la promesa y el poder de Dios son recibidos por la gracia, y sólo por la gracia.

¿Qué pasa con las obras que el apóstol Santiago habló en Santiago 2:17? Estas obras son las acciones que nacen de la fe en la Palabra y de un corazón recto con Dios. Las obras no nos colocan en una mejor posición con Dios. En cambio, revelan la posición de poder que ya tenemos en Él.
Hay una tendencia en la vida cristiana que es apoyarnos en nuestra propia capacidad, más que en la capacidad de Dios para llevar a cabo sus planes.

Las estrategias de Satanás se hacen efectivas sólo cuando los cristianos no podemos permanecer en el poder y la gracia de Dios. En su lugar, tomamos el asunto en nuestras propias manos, ante esta situación nos quedamos sin el poder de la Palabra de Dios que verdaderamente se activaría en nosotros. Desde los más jóvenes cristianos hasta los más experimentados, estos trucos de Satanás pueden alejarnos de la verdadera fuente de poder y centrar nuestra atención en el esfuerzo humano.

Más adelante en su apelación a los Gálatas, Pablo dice: " De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído."(Gálatas 5: 4 NVI). ¿Qué significa ser "caído de la gracia"?

Significa que la gracia de Dios se anula y queda sin efecto en nuestras vidas, y confiar en algo que no sea la capacidad de Dios para cumplir su propósito y su voluntad. La traducción Phillips de este versículo pone de esta manera: ".... Usted se pone fuera del alcance de su gracia"
Un proceso sutil nos aleja de la gracia de Dios. Su gracia nos da el poder para hacer Su voluntad, Su propósito para nuestras vidas. Pero si no renovamos continuamente nuestra  dependencia de la gracia de Dios en nuestro interior, vamos a empezar a buscar otras formas de cumplir los deseos de nuestro corazón.

Caemos de la gracia al trabajar para hacer la voluntad de Dios sin tener su poder en nosotros, lo cual es necesario para el trabajo. Es vivir por las leyes, reglas y el esfuerzo humano sin el conocimiento profundo y la confianza de que todo se haya cumplido por la gracia mediante la fe.

Share:

0 comentarios