7 pasajes del Apostol Pablo que apoyan la sana doctrina

Últimamente la teología ha tenido una mala reputación, sin embargo el Nuevo Testamento consistentemente pone una alta prioridad en la teología y en la doctrina. Según el Nuevo Testamento, la sana doctrina es de máxima importancia para la vida cristiana y para toda la iglesia.

La sana doctrina es la enseñanza que explica adecuadamente lo que Dios nos ha revelado en su Palabra. La sana doctrina es esencial para la iglesia y para la vida cristiana porque es un medio central por el que crecemos en madurez en Cristo.

A lo largo de 1 Timoteo, 2 Timoteo, y Tito, el apóstol Pablo insiste en que la sana doctrina es de máxima importancia en la vida de la iglesia. Considera los siguientes pasajes:

1 Timoteo 1:3-5: «  Como te rogué que te quedases en Éfeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina, 4 ni presten atención a fábulas y  genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora. 5 Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida».

1 Timoteo 4:16: «Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren».

1 Timoteo 6:2b-4a: «Esto enseña y exhorta. 3   Si  alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, 4 está en vanecido, nada sabe». 

2 Timoteo 1:13-14: «13 Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús. 14  Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros». 

2 Timoteo 2:15: «Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad». 

Tito 1:9-11: «[Un anciano debe ser] 9  retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen. 10 Porque hay  aún muchos contumaces, habladores de vanidades y engañadores, mayormente los de la circuncisión, 11 a los cuales es preciso tapar la boca; que trastornan casas enteras, enseñando por ganancia deshonesta lo que no conviene». 

Tito 2:1: «Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina». 

Como vemos en estos pasaje Pablo puso especial atención a guardar la sana doctrina —es decir, la enseñanza que se conforma a la Palabra de Dios— y recalcó la importancia para la vida cristiana y para toda la iglesia.
Ten cuidado... de la doctrina; pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren”

Fuente: 
TODA LA VERDAD ACERCA DE DIOS: LA TEOLOGÍA BÍBLICA
Créditos:
BOBBY JAMIESON
MARK DEVER, EDITOR GENERAL
JONATHAN LEEMAN, DIRECTOR DE EDICIÓN


Share:

0 comentarios