La llave para conectar

Pam era considerada una insoportable participante de un curso en su compañía. Cuando trataban de acercarse a ella siempre estaba hablando por teléfono irritando aún más a sus compañeros.


Hasta que le toco un ejercicio en el cual los participantes identificaban momentos en sus vidas que forjaron directamente sus estilos de liderazgo, Pam describió una niñez en un entorno de pobreza, criada por una madre soltera que había inmigrado a América desde Vietnam.
El único mensaje que la madre de Pam repetía una y otra vez era “El trabajo es la cosa más importante que uno puede hacer. Asegúrate de aprender a valerte por ti misma para que no termines como yo”.

Al escuchar su historia personal, los prejuicios de sus compañeros sobre ella se desvanecieron y se sintió un aire nuevo, lleno de empatía y curiosidad. Que aprendemos de esto: “Es muy difícil pensar mal de alguien que se nos ha abierto sinceramente.”

Prepara tu Historia personal es la llave para conectar.

Share:

0 comentarios